Our Recent Posts

Archive

Tags

¿Regulación sin derecho? Una propuesta de regulación para las inteligencias artificiales sin normas



El autor siempre ha partido de la premisa de que las nuevas tecnologías no son regulables mediante los instrumentos jurídicos que conocemos. Existen severos problemas con las jurisdicciones, así con la velocidad de los cambios tecnológicos y la lentitud que caracteriza a procesos normativos, ya sea legislativos o de organismos regulatorios.


Apenas se trata de regular una nueva tecnología, las normas pierden rápidamente su vigencia frente a la velocidad en la cual se actualiza o modifica a misma. Incluso, hay casos en los cuales se pretenden regular tecnologías que se encuentran en un franco declive o que incluso ya no son utilizadas por la mayoría de las personas.


Vivimos frente a una especie de mito de Sísifo en cuestiones de regulación, puesto que cada vez que se piensa que se ha logrado la regulación correcta para una nueva, la misma se vuelve inútil o fútil. Un regulador que siempre queda atrás en cualquier de sus intentos por regular.


Ahora bien, tal vez sea necesario modificar el acercamiento que tenemos a los problemas regulatorios y entender que nuestro sistema jurídico tal vez sea inadecuado para regular a las nuevas tecnologías. No toda regulación es forzosamente tratados internacionales, leyes o normas.


Como lo he sostenido en otras entregas, en muchas ocasiones una regulación prudente se encuentra en la definición de las arquitecturas o estructuras de las nuevas tecnologías. Para evitar cierto tipo de resultados no deseados es necesario construir parámetros de operación específicos, más que contar con normas que permitan o proscriban algo en específico. La solución a nuestro desfase regulatorio parece ser que la tecnología sólo puede ser regulada en términos tecnológicos o por otra tecnología.


En este orden de ideas, existe la noción de que la única manera de regular efectivamente a una inteligencia artificial es mediante el uso de la tecnología blockchain.


El mayor problema que enfrentamos al momento de querer regular y vigilar a una inteligencia artificial es que una inteligencia artificial reproduzca, por cómo es programada o por lo que puede aprender de nuestro comportamiento, perjuicios e injusticias propias del carácter humano.


Cathy O’Neil sostiene que la rápida adopción de intelectos sintéticos en diversos campos se hace sin considerar que estos algoritmos no son neutrales, sino que alguna manera refleja los objetivos e ideologías de aquellas personas que los crean[1].


Una manera de regular a las inteligencias artificiales es mediante la tecnología del blockchain, ya que permite registrar de manera segura, al ser un sistema no corrompible, todas las acciones que se llevan a cabo dentro de un proceso[2]. De esta forma, no es posible que la inteligencia artificial evada la regulación. Asimismo, esto permite llevar un historial sobre el comportamiento de inteligencia artificial y establecer un criterio reputacional de la misma. En caso de que la entidad se comporte de manera indebida, se le excluye de la comunidad o en su caso se le termina.


Stephen Holmes equipara este sistema de control a lo que sucede en el Leviatán de Hobbes, en el cual el contrato social obliga a que los individuos cedan parte de su libertad a una entidad superior a efecto de acceder a la seguridad necesaria para llevar a cabo sus vidas pacíficamente. En este caso, tenemos que los intelectos artificiales ceden parte de su autonomía al formar parte de un circuito cerrado en el cual es vigilada por todos los demás componentes del sistema y donde cada una de sus acciones es guardada y revisada.


Me parece de suma relevancia que empecemos a pensar las posibilidades regulatorias fuera de las categorías normativas básicas del sistema jurídico. El derecho para regular nuevas tecnologías será más cercano a saber cómo funcionan sistemas como el internet o blockchain que propiamente desarrollar o conocer normas jurídicas especializadas.

[1] Cathy O´Neal. Weapons of math destruction. Penguin Books. NY. 2016.


[2] Stephen Holmes en https://cointelegraph.com/news/blockchain-may-play-crucial-role-in-artificial-intelligence-development-regulation